Sin duda una marcha...

    Escúchala... esta marcha es solo una pequeña muestra del inmenso amor con el que Dios nos mira. Él es todo grandeza y nosotros somos todo pecado y agobio, escucha esta ``marcha´´, date un respiro y piensa en lo mucho que te quiere Dios y en todo lo que ha hecho por ti. ¡Alégrate, eres hijo de Dios!